Cartas de Lectores

Srta. Directora:

Nada mejor que un amigo o un familiar honesto para expresarnos de vez en cuando lo afortunado que somos por tenernos al lado suyo y poder ver todo lo que Dios nos ha regalado a traves del tiempo.

Una de las cosas que uno logra estando a distancia de amigos y familiares es meditar y recordar todos esos simples momentos que llenan el corazon de uno. Unos simples mates, un cafe  y una charla sin apuros, una guitarreada, cargadas (bien al mejor estilo argentino, riendonos de nosotros mismos), un asadazo eterno.

Cada vez que se me hace un poquito dificil levantarme por la mañana le pido a Dios que no me permita nunca olvidarme de todo esto. Y si me olvido, que me envíe a alguien para darme una cachetada y me de cuenta todo lo lindo que tiene la vida.

Gracias por Sed Contra.

 Sergio M. Martin (argentino, residente en Boston)

 Srta. Directora:

A propósito de “Un tren bala”, querría comentar que ningún objeto puede llegar a la velocidad de la luz. La señorita Chouciño se toma en chiste o cuento aquella meta que nos hará entrar en la modernidad.

Atentamente,

Dr. Juan Ignacio Casaubon

Doctor en Física – UBA – Argentina