Escribir para mí

Por Giza Almirón.

Escribir para mí es dejar fluir, dejar-se fluir. Escribir es expresar. Es tratar de decir lo que me pasa, lo que me mueve, y volverlo concreto. Escribir es englobar en meras palabras lo que tengo adentro. Es libertad. Es hablar sin que nadie condene lo escrito, porque ya fue dicho. Es volar, porque no hay otro límite que el que pone uno mismo, no hay otro límite que el punto final. Escribir es plasmar, en parte, lo que uno es; porque no se puede escribir sin la propia creatividad, sin el propio fluir del pensamiento, de la razón, y, en contraste, sin el propio sentir del corazón. No se puede escribir realmente sin honestidad, sin ser lo que soy. Es lanzar la verdad, MI verdad, al papel. Escribir es emoción. Es tratar de atrapar en palabras esa vorágine de sentimientos que nos hacen, a veces, revolver el estómago. Y en este sincerarse con uno mismo, descubrirse. Escribir es conocerse. Es, entonces, desafío. Es definirse. Escribir es encontrarse y, al mismo tiempo, lanzarse a la búsqueda siempre inacabada de quién soy.
Escribir es, más o menos, todo esto para mí. Y, sin embargo, considero que las palabras pueden volver vanos los sentimientos, porque no existen aquéllas que puedan expresar exactamente lo que le pasa a uno.

Giza Almirón (24)
Estudiante de Letras
giza.almiron@gmail.com