La condición de vivir interpretando

Por Damián Carbone.

La significación de la antinomia como recurso de análisis de la realidad actual plantea un encuentro inconciliable entre perspectivas antitéticas, fuerzas que carecen de una resultante común para todos los argentinos.

En este sentido, la violencia discursiva es el marco que nos caracteriza: dirigirse a un otro ajeno, distante, que piensa diferente, descalificarlo y reducirlo por su condición de “enemigo”.

El dualismo como estructura base ilumina la ubicación de los sujetos en pugna,  oposiciones que responden a intereses diversos donde la invisibilidad y la circulación del poder especifica sus roles.

El imperativo categórico de nuestra sociedad es exigir que la antinomia no se pierda en palabras vacías de sentido; que se apodere de una realidad que merece ser escuchada en donde el conflicto anida el gen preciado de transformar la sociedad.

La construcción de consensos debe atravesar y trascender los dualismos; la puesta en común de miradas disímiles en sujetos dispuestos a mejorarle la calidad al vecino, mi prójimo, próximo.

Solo se arriba a él revelando la contradicción. Solo así, y con la convicción de creer en una síntesis totalizadora que compatibilice afirmaciones y negaciones, será posible el resultado de una ecuación común: el bienestar de todos.

Hay que desactivar la discusión que queda fascinada en la oposición de contrarios y la configuración de sujetos-abismos. Las diferencias nos constituyen. Precisamente, el desafío reside en desandar esta complejidad y aunar los criterios respetando parámetros democráticos constitucionales.

Aquellos que tenemos el compromiso de ejercer la función pública nos vemos en la obligación ética y jurídica de honrar la palabra consenso, de buscar alternativas que favorezcan el enriquecimiento del dialogo y promuevan la acción común.

En definitiva, puntualizar en hechos todas estas afirmaciones y contribuir con la satisfacción de la sociedad en su conjunto, verdadera fuerza resultante que la posteridad reclama.

Damián Carbone (22)
Estudiante de Abogacía
damianc_87@hotmail.com