Más que una moneda

Por Sofía Pellizzaro Arena.

He encontrado una moneda de dos pesos en el bolsillo de mi campera. De esas que han salido nuevas. Y aunque no sea un billete de cien, me alegra porque me ha hecho reflexionar.

Para muchos no tendrá mucho valor, para otros puede ser un comienzo para poder llegar a un plato de comida, o incluso una propina.

De eso se trata la vida. No me refiero al dinero ni a las distintas situaciones económicas de cada uno, sino al hecho de que no existe una sola manera de ver las cosas. Lo que para uno no tenga valor, no significa que para el otro tampoco.

Eso me hace regresar al día de ayer, cuando te dije que no te volvería a ver. Mi intención no era lastimarte, pues ni lo he hecho. Tan solo quería que reaccionaras, que me preguntes el porqué, que te encantaría verme una y otra vez.

Pero lo nuestro nunca fue tierno, lo tuyo nunca fue cierto y esto no es un cuento.

Me ahogué en las palabras que no pudieron salir de mi boca y aunque intuiste que tenía algo más para decir, me dijiste: “pues bien, sos vos la que decidís.”

Allí entré en razón que para ti no soy única ni especial, y aunque para mí no eras el ideal, me comenzabas a gustar.

En el fondo sé que es lo mejor que me pudo suceder. Yo sí me valoro y en algún momento alguien lo podrá ver.

Es así como reflexiono lo difícil que es coincidir y lo importante que es valorarse así mismo para poder seguir.

.

Sofía Pellizzaro Arena (24)
Abogada
sofipelli@hotmail.com